Qué es Disciplina Positiva

Centro Integral Disciplina Positiva

Disciplina Positiva es un programa diseñado para enseñar a las personas a ser responsables, respetuosas y miembros de la comunidad llenos de recursos. Basado en la serie de libros de Disciplina Positiva de la Dra. Jane Nelson, Lynn Lott, Cheryl Erwin, Kate Ortolano, Mary Huges, Mike Brock, Lisa Larson y otros.

Las técnicas ayudan a que las personas aprendan importantes habilidades sociales y de vida de una manera profundamente respetuosa y alentadora tanto para los niños como para los adultos (incluyendo a padres, maestros, personal de guarderías, personas que trabajan con jóvenes y otros).

La Disciplina Positiva para padres y educadores está basada en la teoría de Alfred Adler y Rudolf Dreikurs. El Dr. Adler en el año 1920 introdujo por primera vez la idea de educar a los padres y abogó por un mejor trato a los niños, basados en el respeto, pero también argumentó que los niños que no tenían límites o eran sobreprotegidos podrían tener problemas sociales y de comportamiento. Dreikurs y Adler se refirieron a este enfoque como crianza “democrática”.

En 1988, Jane Nelsen y Lynn Lott adaptaron estos conocimientos a través de la serie de libros de Disciplina Positiva y empezaron a enseñar en clases experimentales, habilidades para padres y manejo en el salón de clase.

Cinco criterios para una disciplina positiva efectiva

  1. Ayuda a los niños a tener un sentido de conexión (pertenencia y significado).
  2. Es respetuosa y alentadora (amable y firme al mismo tiempo).
  3. Es efectiva a largo plazo (considera lo que el niño está pensando, sintiendo, aprendiendo y decidiendo acerca de él mismo y de su mundo y qué hacer en el futuro para sobrevivir o prosperar).
  4. Enseña importantes habilidades sociales y de vida (respeto, preocupación por los demás, solución de problemas y cooperación, así como las habilidades para contribuir en su hogar, su escuela o su comunidad).
  5. Invita a los niños a descubrir sus capacidades (alienta el uso constructivo del poder personal y la autonomía.

Los modelos de Disciplina Positiva para Padres y manejo de clase están dirigidos a desarrollar relaciones de respeto mutuo. La Disciplina Positiva enseña a los adultos a utilizar amabilidad y firmeza al mismo tiempo y no es punitiva ni permisiva. Las herramientas y conceptos de Disciplina Positiva incluyen:

  • Respeto mutuo. Los adultos modelan la firmeza al respetarse a ellos mismos y las necesidades de la situación y la amabilidad al respetar las necesidades del niño.
  • Identificar la creencia detrás del comportamiento. Una disciplina efectiva reconoce las razones que hacen actuar a los niños de cierta manera y trabaja para cambiar esa creencia, en lugar de intentar cambiar solamente el comportamiento.
  • Comunicación efectiva y habilidades para resolver problemas.
  • Disciplina que enseñe (que no sea permisiva ni punitiva).
  • Enfocarse en soluciones en lugar de castigos.
  • Alentadora (en lugar de alabadora). Al alentar, se toma en cuenta el esfuerzo y la mejoría, no simplemente el éxito y construye autoestima a largo plazo y estimula (empoderar, dar poder).

Fundamentos teóricos

Hoy en día esta Metodología es enseñada a padres de familia y colegios en los Estados Unidos, Canadá, multiples países de Latino America, Europa y China a través de sus talleres diseñados para ayudar a padres y madres a desarrollar habilidades y competencias para ejercer su rol parental de manera eficiente. Estos talleres están dirigidos por profesionales certificados por la Positive Discipline Association.

El Centro Integral Disciplina Positiva Madrid promueve y motiva el desarrollo de relaciones respetuosas en las familias, escuelas, empresas y comunidad en general.

Los niños que son educados a través de esta filosofía tienen un sentido de conexión con su comunidad (casa, escuela), sienten que sus acciones son valiosas e importantes y por lo tanto son menos propensos a comportarse mal.

Disciplina Positiva aplicada en escuelas, enseña a los educadores la importancia de sentirse valioso y fomentar el sentimiento de pertenencia en los estudiantes. Facilita herramientas para reducir el mal comportamiento y desarrollar habilidades para solucionar problemas, tanto en los estudiantes como en los demás miembros de la institución.

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: