rutinas ninos
Comparte este artículo:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Rutinas en niños: por qué son importantes, beneficios y cómo establecerlas

La mejor manera que tienen los niños de aprender es a través de la coherencia, la repetición y la constancia. Por ello, crear rutinas puede facilitar la vida familiar, además de salvarnos de muchos conflictos.

Las rutinas son una parte importante de la vida de un niño. Proporcionan estabilidad y seguridad, y ofrecen a los niños previsibilidad en un mundo que de otro modo sería imprevisible. Las rutinas también tienen una serie de beneficios, como la mejora de la concentración, un mejor sueño, un aumento de la autoestima y mucho más. En esta entrada del blog, hablaremos de la importancia de las rutinas en la vida de los niños y de cómo establecerlas, ¡sigue leyendo!

La importancia de las rutinas en niños

El orden en el día a día es fundamental para que los niños adquieran seguridad. Saber lo que viene después les dota de calma, tranquilidad y una buena base para su desarrollo.

A través de una serie de rutinas bien pautadas, durante la primera infancia podemos conseguir que los niños se impliquen en colaborar y cooperar en el hogar de manera que los resultados sean muy alentadores.

En ocasiones, perdemos mucha energía en tratar de que los niños en edad preescolar hagan “lo que toca”. Un buen cuadro de rutinas realizado con la ayuda de los niños, puede ser la clave del éxito. Recuerda que una buena rutina permite a los niños saber lo que se espera de ellos y les ayuda a sentirse en control.

tipos rutinas ninos

Beneficios de las rutinas en los niños

Apoyarse en el uso de rutinas es muy beneficioso para los niños y si esas rutinas son diseñadas con los niños lo será aún más.

Las rutinas tienen muchos beneficios para los niños. Las rutinas pueden ayudar a que los niños se sientan seguros y protegidos. Esto puede conducir a la mejora del estado de ánimo y a la disminución de la ansiedad. Las rutinas también ayudan a los niños a aprender a organizar y planificar su tiempo, lo que puede ser útil más adelante en la vida. Además, las rutinas pueden enseñarlos a cómo manejar la decepción y la frustración. Cuando algo va mal, pueden aprender a afrontar la situación utilizando las rutinas que tienen establecidas

¿Qué rutinas diarias hay que establecer en los niños?

Las rutinas pueden utilizarse para cualquier uso diario que se repita, es decir, la hora de levantarse, vestirse, la hora de comer, irse a la cama, etc. A continuación, explicamos las rutinas más habituales en los niños y cómo se deberían abordar:

Rutinas en las comidas de los niños

La hora de la comida puede ir precedida de una rutina. Poner lo necesario en la mesa, lavarse las manos, ponerse el babero o delantal son cosas que pueden realizarse cada vez que se enfrente a la hora de comer, así como recoger el plato cuando se termine.

Rutinas en el sueño de los niños

La hora de acostarse varía de una familia a otra. Lo que todas tendrán en común es que dicho momento sea un momento de calma en el que se vaya frenando la actividad del día, con luz baja y que pueda preceder a una buena conciliación del sueño. Leer un cuento o contarlo puede ser una magnífica actividad previa a dormir.

Rutinas en los deberes de los niños

Cuando los niños llegan a la edad de tener que trabajar en casa, es el momento de crear esa nueva rutina. Para ello, igual que para las demás rutinas, crearla junto al niño hará que sea mucho más exitosa. Elegir coen ellos el lugar donde se harán y el momento del día ayudará a que, llegado el momento, se realicen con mayor éxito.

Rutinas en el aseo de los niños

Quizás sea esta la rutina más temprana en adquirir, ya que desde el mismo momento que nacen instauramos dicha rutina. El momento del baño suele ser ameno, divertido e incluso relajante.

¿Cómo trabajar las rutinas en los niños?

La clave del éxito es perseverar en ellas. Los niños las aprenderán por repetición y pronto sabrán que toca. Para trabajarlas, lo más recomendable son los cuadros de rutinas, que pueden adaptarse a cualquier edad, ya que de mayores se convertirán en horarios o planificadores. Es fundamental que cuando creamos las tablas de rutinas involucremos a los niños: preguntarles, pedirles que tomen la iniciativa y confeccionar las tablas con ellos creará un ambiente de cooperación en su hogar.

Tabla de rutinas para niños

Para realizar las tablas de rutinas podemos apoyarnos en pictogramas que imprimimos de internet, dibujos e incluso de fotografías que tomemos al propio protagonista de la tabla de rutinas haciendo cada actividad.

En definitiva, crear rutinas es una manera de fomentar la cooperación en los niños, en lugar de decirle lo que tiene que hacer, estamos implicándoles en las decisiones de su vida diaria, fomentando así su capacidad de decisión y de resolución de problemas.

La primera infancia es un momento idóneo para fomentar esa cooperación y hacer que los retos del diario se conviertan en oportunidades para aprender y enseñar. Acude al taller de Disciplina Positiva en la Primera Infancia y aprende a cómo llevar a cabo todo lo anterior explicado. ¿Tienes alguna duda? ¿Necesitas más información sobre las rutinas en los niños? ¡Te esperamos!

Comparte este artículo:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Artículos relacionados

5 Consejos para saber cómo ayudar a los niños negativos o pesimistas

05/05/2022

Qué es crecimiento personal: significado y 5 herramientas para lograrlo

15/03/2022

Cómo ayudar a tu pareja con depresión: 10 consejos clave

01/03/2022

Ciberadicción: qué es, cómo evitar, causas y consecuencias

14/02/2022

Qué hacer si mi hijo es agresivo: consejos y cómo actuar

14/02/2022

El enfado en niños: causas, consejos, cómo hablar con un niño enfadado y cómo lograr que haga caso

14/02/2022
×